Estado

Conmemora “Día Internacional de la Mujer” con mujeres del CES la Sección 26

Comparte la nota...
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
En el marco de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer. El Profesor Alejo Rivera Ávila Secretario General de la Sección 26 ofreció un desayuno a las mujeres integrantes del Comité Ejecutivo Seccional así como a quienes prestan servicios como auxiliares de oficina.
Para iniciar, la Maestra Martha Lourdes Meléndez Jiménez dio la bienvenida a las asistentes, invitándolas a seguir luchando por mantener el lugar que la mujer se ha venido ganando en la sociedad con su trabajo, a seguir generando la cultura del respeto e igualdad. Agradeciendo al Profesor Alejo por el apoyo que siempre les brinda y en especial por este momento y espacio que les brindó apoyándolas como siempre.
El Prof. Alejo en su mensaje dijo estar orgulloso de contar con el apoyo de todas ellas pues gracias a ello es que él, como dirigente ha podido llevar a cabo su encomienda de servirles a los trabajadores activos y jubilados agremiados a la Sección 26.

Reconoció en cada una de ellas su compromiso al atender a quienes diariamente se acercan a las oficinas para realizar un trámite o gestión. Solicitándoles sigan así, con diligencia, cumpliéndo ya que la atención a los compañeros ha sido la prioridad de su trabajo como Secretario General.

Les compartió un pensamiento acerca del papel importante que la mujer tiene en la sociedad y en la vida cotidiana como seres que en algún momento han sufrido algún tipo de agresión, lo cual debe evitarse. Él mismo les solicitó una disculpa si es que en algún momento, sin querer, pudiera haberles faltado.

A continuación el mensaje que el Mtro. Alejo leyó para las mujeres presentes:
¡GRACIAS MUJERES!
Por soportarnos con tanto amor durante el parto, por ser el instrumento favorito de Dios, por ser cocreadoras de la obra universal, por sus recetas y sazones, por sus curvas y sonrisas, por sus canas y arrugas, por su fortaleza y carácter, por sus bailes y caricias.
Sin ustedes no existiría la belleza, ni sabríamos dónde tenemos la frente.
Pido perdón en nombre de todos los hombres que las han lastimado, blasfemado, engañado, olvidado, traicionado, usado, ultrajado, golpeado… Posiblemente no viviremos lo suficiente para pedir tanto perdón y resarcir el daño. Yo en verdad sueño con un mundo en donde cada uno de nosotros camine la tierra para honrarlas, amarlas, cuidarlas y bendecirlas.
Agrega tus comentarios...